Acción Católica General

Málaga

Marcos 14, 12. 16. 22-26

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Esto es mi cuerpo. Ésta es mi sangre

El primer día de los ázimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron a Jesús sus discípulos:–¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?El envió a dos discípulos, diciéndoles:–Id a la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo, y en la casa en que entre, decidle al dueño: «El Maestro pregunta: ¿Dónde está la habitación en que voy a comer la Pascua con mis discípulos?».Os enseñará una sala grande en el piso de arriba, arreglada con divanes. Preparadnos allí la cena.Los discípulos se marcharon, llegaron a la ciudad, encontraron lo que les había dicho y prepararon la cena de Pascua.Mientras comían, Jesús tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio, diciendo:–Tomad, esto es mi cuerpo.Cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias, se la dio y todos bebieron.
Y les dijo:–Esta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos. Os aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el Reino de Dios.Después de cantar el salmo, salieron para el Monte de los Olivos.

Anteriores

Marcos 16, 15-18

Marcos 16, 15-18

En aquel tiempo, Jesús se apareció a los once y les dijo: «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda

Marcos 4, 1-20

Marcos 4, 1-20

En aquel tiempo, Jesús se puso a enseñar otra vez junto al mar. Acudió un gentío tan enorme, que tuvo que subirse

Marcos 3, 31-35

Marcos 3, 31-35

En aquel tiempo, llegaron la madre de Jesús y sus hermanos y, desde fuera, lo mandaron llamar. La gente que tenía sentada

Marcos 3, 22-30

Marcos 3, 22-30

En aquel tiempo, los escribas que habían bajado de Jerusalén decían: «Tiene dentro a Belzebú y expulsa a los demonios con el